Top
Dispositivos de IoT divertidos: Lo peor del Internet de las Cosas – Internet de las Cosas – IoT – Blog
fade
7460
post-template-default,single,single-post,postid-7460,single-format-video,eltd-core-1.1.1,flow-ver-1.3.6,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-animate-height,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Dispositivos de IoT divertidos: Lo peor del Internet de las Cosas

Dispositivos de IoT divertidos: Lo peor del Internet de las Cosas

Nos hemos acercado a los visitantes de Internet of Things World 2017 con una selección de divertidos dipositivos IoT y les hemos hecho decidir los más inútiles. Estos son los que han elegido.


Bienvenido al Ultimate Consumer Technology SmackDown de nuestra década. ¿Cúal es más inútil: una botella de vino o un tubo de pasta de dientes conectados? ¿Un paraguas o una bandeja de huevos con IoT? El pasado Mayo, abordé a los asistentes de la Internet of Things World 2017 con mi mejor personificación de Billy Eichner, y les pregunté cúal de estos dispositivos de IoT que les enseñaba era el más inútil (cada dispositivo IoT mostrado existe y fue creado por alguien en alguna parte). Esto es lo que ellos respondieron…


Tercer Puesto: La Botella de Vino Conectada. «Porque tu vas a vaciarla más rápido».


Básicamente porque no tiene un uso práctico destacable, posiblemente porque podría alentar a un mejor consumo de alcohol o simplemente porque algunas personas no beben vino, la botella de vino conectada fue votada como el tercer dispositivo más inútil de nuestra selección de dispositivos IoT.


Las botellas de vino inteligentes estan al mercado por $179 USD cada una, las cuales mantienen esta bebida fresca hasta 30 días con una válvula especializada. Además te dice también cuántos vasos de vino te quedan, para aquellos que aun viendo a través del cristal no son capaces de determinar cuánto les queda.


Segundo Puesto: La ropa Interior Conectada. «Porque eso es información que no quiero compartir.»


La ropa interior inteligente ha recibido el mismo número de votos que la botella de vino inteligente, pero ha conseguido el segundo puesto por provocar más confusion a nuestros participantes (no menos importante porque uno de los participantes estuviese indignado con este dispositivo).


Las objeciones son obvias, pero a lo mejor no le hemos dado una prueba justa. Productos como Myant SKIIN fueron promocionados por influencers tecnológicos como «El siguiente gran paso de IoT» para ganar popularidad principal, tal como lo estuve hablando en el podcast inaugural de TechX Talks recientemente. Lejos de las pervertidas imágenes que probablemente se hayan imaginado nuestros participantes, la ropa interior inteligente es capaz de monitorear nuestras pulsaciones, nuestra postura, nuestro estado de hidratación y nuestro nivel de estrés. Un futuro donde cada día nuestra salud es monitoreada y mejorada, aunque no es una mala idea después de todo.


Primer Puesto: Hilo Dental Inteligente. «Porque el hilo dental no me llama la atención.»


Tu mismo lo acabas de leer… el hilo dental inteligente fue el dispositivo inteligente inútil más votado, tanto inútil como mundano.


Completado con un dispensador de hilo inteligente, el hilo dental inteligente del futuro te ayuda a monitorear y mantener un habito de higiene para tus dientes. Te mide la longitud del hilo que debes usar para así evitar el gran estrés de sacar demasiado hilo dental o no sacar el suficiente.


Mención honorable: El Paseante Inteligente.


Finalmente una honorable mención al Paseante Inteligente que, mediante un modo de autopropulsión, desplaza el cochecito de bebés automaticamente delante tuya sin necesidad de empujarlo. Los beneficios de una mejor supervisión y comodidad infantil son innegables, pero en una época en la que los coches autónomos están siendo pirateados con facilidad, las posibilidades potenciales de los cochecitos no deberían tenerse en cuenta.


Fuente: Jeremy Coward – Internet of Things Institute